Por Ricardo Zermeño González
save_alt
Dercargar boletín

Fases del cambio tecnológico

La importancia del cambio tecnológico se ha incrementado enormemente desde que la ciencia fue incorporada por primera vez a las actividades productivas. Esta importancia ha generado mucho interés en estudiar dicho cambio; algunos análisis se orientan a entender su impacto en el crecimiento económico y otros a estudiar el proceso del cambio tecnológico en sí mismo.

Desde que el economista austro-estadounidense Joseph Alois Schumpeter hizo una distinción clara entre invención e innovación durante la primera mitad del siglo pasado, se reconoce que el cambio tecnológico está conformado por tres grandes fases que, aunque se encuentran intrínsecamente ligadas, no necesariamente deben llevarse a cabo de manera lineal o secuencial:

  1. Invención: la generación de una idea o prototipo técnicamente factible.

  2. Innovación: la introducción de la invención al mercado.

  3. Difusión: la adopción continua de la innovación por los usuarios potenciales.

Después de Schumpeter, otros economistas prestaron atención al surgimiento de una ciencia más organizada e industrializada como otra fuente importante de cambio tecnológico, a través de los centros de Investigación y Desarrollo Experimental (IDE o R&D, por sus siglas en inglés).

Algunos organismos internacionales, como la Organización para la Cooperación Económica y el Desarrollo (OCDE), han hecho un esfuerzo por definir las actividades relacionadas con la IDE, reconociendo su importancia y la necesidad de medir estas actividades y generar estadísticas para estudiarlas y promoverlas en beneficio del crecimiento económico y social[1].

Desde entonces, la IDE se ha considerado como una fase clave orientada a la generación de invenciones, en la medida de lo posible, patentables[2]. No hay que olvidar que La IDE puede ser realizada a través de diferentes etapas, que pueden abarcar desde la investigación básica y aplicada hasta el desarrollo experimental.

De acuerdo con el Manual de Oslo, publicado por la OCDE, debe considerarse como innovación a todos aquellos avances científicos, técnicos, comerciales o financieros, distintos a la IDE, que son necesarios para la implementación de nuevos o mejorados productos o servicios y para el uso comercial de nuevos o mejorados procesos. Incluyen la adquisición de tecnología (ensamblada o no), el diseño industrial, el arranque de la producción y la mercadotecnia para nuevos y mejorados productos[3].

Las diferentes caras de la innovación

En 1939, el ya citado economista Schumpeter propuso una lista de diversos tipos de innovación, la cual, además de ilustrativa, continúa siendo sorprendentemente vigente en la actualidad:

  • Introducción de un nuevo producto o un cambio cualitativo en un producto existente.

  • Innovación de un proceso (nuevo para una industria).

  • La apertura de un nuevo mercado.

  • El desarrollo de nuevas fuentes de materias primas y otros insumos.

  • Cambios en la organización industrial.

Asimismo, Schumpeter hizo un extraordinario trabajo al clasificar las innovaciones en dos categorías, de acuerdo con el impacto que generan:

  1. Innovaciones radicales: tienen un impacto muy amplio y disparan las grandes transformaciones de la economía mundial; por ejemplo, la máquina de vapor, la electricidad, el petróleo, el automóvil y, hoy en día, evidentemente las tecnologías de información y Comunicaciones (TIC).

  2. Innovaciones incrementales: aquellas que alimentan el cambio de forma continua.

Otros economistas consideran que las innovaciones radicales repercuten en ciclos largos de prosperidad económica mundial, por sus grandes ramificaciones industriales. Es por ello que muchos países están buscando identificar e invertir en las tecnologías radicales que sustentarán la economía del Siglo XXI.

Difusión un proceso gradual y dinámico

Muchos académicos han advertido del peligro de una división simplista entre invención e innovación, y entre invención y difusión. Tal como lo expuso el historiador estadounidense Nathan Rosenberg en 1976, "muchas adaptaciones técnicas y económicas significativas se hacen después de la fecha de la invención, e inclusive después de que la invención se introduce al mercado, en forma de innovación"[4].

En este sentido, la adopción es una actividad donde se continúa el desarrollo tecnológico. Es crucial entender que la adopción es también una actividad de riesgo y que exige aprendizaje y desarrollo, particularmente en las etapas tempranas de difusión de una innovación compleja: "en el periodo de gestación de una tecnología, la adopción es pionera"[5].

En la actualidad, la adopción de innovaciones digitales clave como la inteligencia artificial y la analítica son arriesgadas y requieren un elevado grado de compromiso emprendedor; sin este no hay transformación digital. 

Hoy, se entiende que la generación de nuevas tecnologías resulta de una serie de actividades organizadas y entrelazadas: una visión más sistémica y dinámica del proceso de cambio tecnológico. Las nuevas tecnologías son el resultado de la interacción entre actividades que tienen lugar de manera simultánea: investigación y desarrollo, invención, innovación y difusión.

Diagrama del proceso

Ampliar

La difusión requiere transformación organizacional

El cambio tecnológico tiene su mayor impacto en la sociedad hasta que la innovación se difunde de manera generalizada y sus beneficios –o desventajas– se hacen presentes en toda la economía. Para que esto suceda, se deben cumplir varias condiciones; entre ellas, rebasar una cierta masa crítica y adoptar innovaciones complementarias, en particular en el ámbito organizacional.

Paul David, un historiador económico de la Universidad de Oxford, señala como ejemplo que tuvieron que pasar 40 años para que la introducción de la energía eléctrica tuviera un efecto visible en la productividad[6]. En efecto: en un principio, por mera costumbre, las industrias hicieron uso del motor eléctrico simplemente para replicar, a través de bandas, la potencia de los sistemas centralizados movidos por vapor y transmitirla de esta forma a las máquinas-herramientas.

No fue hasta que se empezaron a rediseñar las plantas, instalando los motores eléctricos en cada máquina, que se empezaron a ver saltos importantes en la eficiencia de las operaciones. Estos cambios se dieron hasta que la electricidad alcanzó el 50% de penetración del mercado[7]. De forma similar, las innovaciones digitales impactan favorablemente la productividad hasta que las organizaciones se transforman integralmente.

Las instituciones más visionarias están planteando nuevas formas de organización económica y social que sustenten y complementen los avances tecnológicos de la actualidad. El éxito en este aspecto radicará en la integridad y la velocidad con la que adoptemos estas nuevas formas de colaboración y de aprendizaje organizacional continuo, que hoy se reconocen como las bases de una economía de la innovación y el conocimiento.

 

 

[1] Frascati Manual, 2002, “Propose standard practice for surveys on research and experimental development”, OECD publications, Paris, FRANCE (ISBN 92-64-19903-9 – No. 52703 2002).

[2] Zermeño-González, R., 1980, “The development and diffusion of industrial robots, PH.D. Thesis”, The University of Aston in Birmingham, Inglaterra.

[3] Oslo Manual, 1997, “The measurement of scientific and technological activities”, OECD publications, París, Francia.

[4] Rosenberg, N., 1976, “Perspectives on Technology”, Cambridge University Press: Cambridge.

[5] Zermeño-González, opus citatum.

[6] David, P., 1990, "The dynamo and the computer: a Historian perspective on the productivity paradox", American Economic Review, papers and proceedings. Vol 80: 315-348.

[7] Ibídem.

 

PALABRAS CLAVE: CAMBIO TECNOLÓGICO, INVENCIÓN, INNOVACIÓN, DIFUSIÓN, TRANSFORMACIÓN DIGITAL, CAMBIO ORGANIZACIONAL

 

Boletines relacionados

Impulsando la transformación digital en Latinoamérica

Fuerzas que conformarán un futuro diferente

Hacia una política industrial de nueva generación: primera parte

Hacia una política industrial de nueva generación: segunda parte

Necesitamos transformar nuestras empresas para competir

La disrupción de todos nuestros negocios

Cómo competir con nativos digitales

Estrategias digitales de empresas establecidas

Arquitectura organizacional para transformarnos digitalmente

Transformación digital del sector automotriz; parte 1

Transformación digital del sector automotriz; parte 2

Ir a sitio web
Suscribete ahora

Suscribete

Suscríbete ahora y comienza a recibir información, noticias y más relacionadas a la Transformación Digital en Latinoamérica.

  • {{ error }}