Tecnología y negocios

La tecnología de los negocios y los negocios de la tecnología

A finales de los años ochenta el estadounidense Robert Solow, quien recibiera el Premio Nobel de Economía en 1987, afirmó que el nivel de la productividad no había experimentado un incremento importante en años recientes, a pesar de que el número de computadoras y su uso era cada vez mayor. “Usted puede ver la era de la computación en cualquier parte, pero no en las estadísticas de productividad”. Este comentario generó mucha discusión y comenzó a darse a conocer como la “paradoja de la productividad”.  A partir de entonces, se han realizado muchos estudios para probar la relación entre la productividad y la inversión en tecnologías de información y comunicaciones (TIC). Los resultados arrojados muestran que a mayor inversión en TIC se derivan avances importantes en la productividad, no sólo en el sector empresarial, sino también a nivel macroeconómico. Sin embargo, este avance sólo es visible cuando el uso de la tecnología es reforzado con la adopción de un conjunto de prácticas gerenciales que contribuyen a la transformación de las organizaciones. Como hemos señalado en boletines anteriores, la tecnología es necesaria, pero no suficiente: se requiere una verdadera transformación de las organizaciones apuntalada por las innovaciones digitales.

Por Ricardo Zermeño González

A lo largo de la historia, los negocios han experimentado cambios radicales en momentos específicos del tiempo –denominados revoluciones industriales-  las cuales se han caracterizado por la incorporación de innovaciones tecnológicas que han transformado los modelos de negocio y han provocado importantes consecuencias en la forma en que producimos, consumimos, comerciamos y trabajamos. La historia señala que las revoluciones industriales también fueron las fases de gran divergencia en los ingresos, la productividad y el bienestar de los países: la aparición de ganadores y perdedores a nivel mundial.

Por Daniel Cadena Frausto

Actualmente, los operadores de telecomunicaciones (telcos) enfrentan grandes retos en México y en el mundo: el crecimiento de sus ingresos se ha estancado, con usuarios que demandan un consumo intensivo de ancho de banda a precios cada vez más bajos, y un menor uso de los servicios tradicionales de voz. A consecuencia, los márgenes de utilidad están continuamente a la baja. Sin lugar a duda, esta situación se agudizará en los próximos años a menos que los telcos realicen cambios y ajustes sustanciales en sus modelos de negocio.

Por Alejandro Vargas González

En este sexenio se llevaron a cabo cambios en la regulación que afectaron el desempeño de los operadores de telecomunicaciones y tuvieron un impacto positivo en los consumidores de estos servicios. Entre otros, se eliminaron el roaming y la larga distancia nacional, se revisó el costo de interconexión, se realizó el apagón analógico y se concesionó un nuevo canal de televisión y radio. Paradójicamente, a pesar de la gran expansión de Internet móvil y fijo el negocio de los operadores se ha erosionado significativamente. Hacia el final del sexenio, los ingresos de los operadores crecieron de nuevo gracias a la venta de equipo celular y de servicios administrados y nube. Lograr la cobertura planteada para asegurar la inclusión digital de los mexicanos dependerá de un trabajo conjunto del IFT y el nuevo gobierno, y el aprovechamiento de la Red Compartida será esencial y, en nuestra opinión, los proveedores de bienes de consumo tendrán la oportunidad de financiar servicios de banda ancha móvil para beneficio de sus canales y consumidores.

Por Erick de la Cruz Rojas

Vivimos en una época privilegiada en la que somos testigos del auge de tecnologías que están revolucionando nuestra forma de pesar e interactuar con el mundo; el internet de las cosas, la inteligencia artificial, el cómputo cognitivo, la movilidad, el big data y muchas otras tendencias que están transformando a los individuos y a los negocios. Sin embargo, a pesar de esta vorágine, muchas organizaciones aún no logran escapar de prácticas anquilosadas en su forma de hacer negocios, y no están reaccionando ágilmente ante el entorno empresarial actual. La industria de TIC tiene una enorme oportunidad si apoya a estas empresas aprovechando el boom de las metodologías ágiles (Agile), para lo cual existen diversas prácticas Agile, entre las que destacan Scrum, Kanban, Scrumban, XP (Extreme programming), Lean Development, DevOps, FDD (Feature-Driven development) Agile UP, entre otras.

Por Saúl Cruz Pantoja
Ir a sitio web
Suscribete ahora

Suscribete

Suscríbete ahora y comienza a recibir información, noticias y más relacionadas a la Transformación Digital en Latinoamérica.

  • {{ error }}